Nace una mamá

Nace una mamá

Cuando abrazas la primera vez a tu bebé no encuentras las palabras para expresar lo que sientes. El silencio será tu mejor aliado.

“Dar a luz es dar vida, vivencia, ternura, simpatía, resonancia infinita del amor que habita en el silencio.” ( Dr. Jorge Carvajal )

En principio, estarás más sensible porque tu bebé te convertirá en una investigadora de tus propias sensaciones.

Al observarlo a él, aprenderás a observarte a ti misma, él te llevará a estar más conectada con lo que sientes, y este registro sensible te permitirá actuar de otra manera, de un modo más sabio en la crianza.

Al estimular a tu bebé tienes la posibilidad de vivir la experiencia de tu propia estimulación; al relajarlo, la de tu propia relajación.

Como tu bebé, tú también tienes derecho a descubrir el mundo con ojos renovados.

Disfruta del momento emotivo que se vive en este instante, mantén tu atención plena centrada en la comunicación no verbal.

¿Hay algo más hermoso que la sensación de que alguien se interesa por nosotros?

Es maravilloso saber que somos importantes en la vida de alguien. Una caricia, un abrazo, un beso fugaz, son sensaciones de felicidad que anhelamos todos.

Dar nacimiento a un nuevo proyecto corporal.

MIMOS EN FAMILIA

Nace una mamá3

Colocaros la familia como en la imagen.

Comienza hablando al pequeño diciendo suavemente lo feliz que te sientes de tenerlo junto a ti, acarícialo en silencio, al bebé le llegará tu mensaje sin necesidad de decir nada más.

Podéis repetir el masaje las veces que tengáis posibilidad para ello.

No lleva contraindicaciones y tampoco tiene efectos secundarios.

Se puede practicar hasta que el niño lo demande, hay niños que hasta los dos años lo siguen pidiendo.

Es importante buscar un momento en el que el niño esté receptivo y la persona que va a practicar el masaje esté relajada, sin prisas y tenga buena disposición para llevarlo a cabo.

En el caso que haya hermanitos se pueden incluir en el juego.

Entonces papá masajeará a mamá, mamá al hermano mayor y este al pequeño.
Siempre es bueno involucrar a la familia en este tipo de actividades que refuerzan los vínculos afectivos colmando de amor y compartiendo sensaciones placenteras.

¿Qué te gustaría?

Por un momento imagina que el bebé eres tú.

Seguramente quisieras…. disfrutar, … ser feliz, … sonreír, … sentirte arropado, … ser acariciado con ternura, …sentirte amado…

Tu bebé también desea vivir experiencias emotivas.


Solo quiero verte …… [Ver más]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *