¡Al fin libre, adios al pañal!

Muchos miran hacia atrás y se ríen al recordar lo competitivos e impacientes que fueron intentando que su hijo fuera el primero, o por lo menos no el último, en desprenderse de los pañales.

Ahora están convencidos de que el niño habría aprendido a ir al váter mucho antes y con mucho menos estrés si ellos no se hubieran tomado este aprendizaje como un indicador de sus propias aptitudes como padres. Del mismo modo que un niño aprende a andar y a hablar cuando está preparado para hacerlo, un día tu hijo se despojará de los pañales y aprenderá a usar el váter.

Dicho esto, no creo que haya otra edad más apropiada para iniciar este proceso que entre los dos y los tres años. Este es el período en que los niños se dedican a poner a prueba constantemente quién manda para hacerse una idea de cuál es el lugar que ocupan en el mundo.

Aprender a usar el váter proporcionará a tu hijo un nuevo sentido de la autoestima, el autocontrol y la independencia: “mira, ya sé hacerlo solo”. El paso de los pañales a las braguitas o calzoncillos suele asociarse a un enorme cambio en la personalidad del niño. Es muy probable que, de golpe, tu pequeño se vuelva mucho más seguro de sí mismo, e incluso, parezca estar más tranquilo.

Ayudar al niño durante este proceso requerirá una enorme dosis de tacto, tiempo y paciencia, además de creatividad. Es posible que, por primera vez, te des cuenta de cuál es el estilo de aprendizaje de tu hijo y el sistema de enseñanza que te demanda. Es posible que sientas cierta envidia al ver cómo la hija de tu mejor amiga, con solo 23 meses, es capaz de utilizar correctamente el orinal y de llevar unas bragas de un blanco inmaculado. Pero no obligues a tu hijo a aprender antes de que él manifieste interés por hacerlo. Él se encargará de darte pistas, alguna muy sutil cuando esté listo para aprender. La mayoría de los médicos coincide en afirmar que un niño ha de haber cumplido dos años por lo menos para tener el suficiente control muscular que le permita retener la orina en la vejiga durante varias horas. Además, cuanto mayor sea el pequeño, más fácil resultará explicarle el proceso y más orgulloso se sentirá de su propio éxito.

En la vida, todas las cosas tienen su momento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *