Juegos y juguetes para bebés desde uno hasta dos años.

Recomendado por Elizabeth Fodor


Jugar con mamá y papá en los primeros años de vida les ayuda crecer. La inteligencia emocional y su vida social. El comienzo de la independencia.
Jugar con mamá y papá en los primeros años de vida les ayuda crecer.

Todavía en muchas familias existe la idea equivocada que un niño tan pequeño no se percata de lo que ocurre a su alrededor. Pero eso no es así al contrario es una esponja de curiosidades.

Su mayor deseo es ver cosas nuevas, escuchar sonidos, tocar objetos diferentes y sobre todo notar el amor a través de gestos afectuosos, sonrisas, canciones de su entorno diario.

La palabra mágica en el aprendizaje de los pequeños es jugar, jugar y jugar, ya que el juego es el trabajo del niño. Experimentar ensayando las cualidades de las cosas y de las situaciones.

Explorar en la práctica viviendo día a día su propia experiencia. Enriquecer su mundo a través de juegos gimnásticos, acuáticos y musicales, para darle así la oportunidad de desarrollar al máximo sus cualidades innatas, con una óptima calidad y en el momento oportuno del aprendizaje.

Teniendo en cuenta que la máxima plasticidad del cerebro tiene lugar en los tres primeros años de vida, se puede afirmar, sin ningún género de duda, que es posible aumentar la capacidad de aprendizaje del niño, pero eso no significa que lo haga.

En el proceso del aprendizaje influyen otros factores como el interés y la concentración para resolver todas las dificultades que aparecen por el camino, así como, el estímulo de querer adquirir nuevos conocimiento y la capacidad de adaptación.

Todo eso sólo es posible aprenderlo si lo practicamos a través de los juegos correspondientes para cada etapa. Hay que ofrecer al niño la oportunidad de descubrir el auto estímulo y que en el futuro sepa él mismo hacer interesante su actividad, obteniendo el máximo provecho. Así se sentirá satisfecho consigo mismo.

La caja de música para el bebé de un año
La caja de música
Nuestro consejo práctico.

Organiza una caja de música donde puedes poner el Xilófono, unas maracas, unos platillos, una trompeta y otros instrumentos.

Guárdala en un lugar visible pero que no esté al alcance del niño. Cuando el pequeño pida la caja puedes sacarla despacito cantando una cancioncilla como: “la caja, la caja… que viene ya, la caja, la caja que aquí está ya” entonces os ponéis juntos a investigar los diferentes sonidos que producen los instrumentos.

Este juego produce en el pequeño una sensación de placer al disfrutar junto a su mamá o papá en la diversión y alegría que genera esta situación.

Desarrollar su inteligencia auditiva y fomentar su creatividad


El xilófono tiene algo que a los niños les atrae. A todos les encanta golpear y cuando se dan cuenta que salen sonidos de esos golpeos, les sorprende gratamente.

El juego. Mi primer instrumento. A partir de los 12 meses es fantástico adquirir un xilófono que ayudará en el desarrollo del pequeño al poder, en un principio, descubrir la relación causa efecto para poco a poco desarrollar su inteligencia auditiva y fomentar su creatividad además el bebé disfrutará con alegría, el mejor incentivo para el aprendizaje.


Los bebés solo aprenden aquello que les divierte.

Ayuda a desarrollar el reconocimiento del color, el agarre y la coordinación mano-ojo

Un juguete que tiene el éxito asegurado es la Caja Golpea, ya que gusta a todos los bebés a partir de los 12 meses. El bebé en el segundo año percibe su entorno como todo un mundo por descubrir.

Poco a poco su juego es cada vez más sofisticado ya que comienza a retener sucesos en su memoria y probar una y otra vez diferentes soluciones a sus grandes descubrimientos. Le encantará golpear con el martillo, colocar las bolas y observar por donde aparecen.

Hasta el bebé más inquieto se concentra en la exploración de este juguete fomentando la atención plena. Al principio con 12 meses el pequeño jugará a meter la bola por el agujero. Luego, un poco más adelante, se le puede entregar el martillo que le ayuda a mejorar su coordinación óculo manual ya que en su intento de golpear la bola para que caiga mejorará esta facultad.

Cuando comienzan a caminar es complicado encontrar una actividad que mantenga al niño concentrado en algo durante un tiempo y este juego lo consigue. En otros momentos se puede jugar a golpear muy fuerte y luego muy suave de forma que enseñamos al pequeño a inhibir sus movimientos e impulsos algo que tiene una dificultad añadida a esta edad.

Anillas adivina, adivinanza
Adivina, adivinanza

Los pequeños necesitan vivir experiencias nuevas, relacionarse con otros niños y abandonarse al placer del juego mientras aprende un sinfín de conceptos.

Con unos aros grandes y pequeños existe la posibilidad de realizar multitud de juegos: clasificarlos por el tamaño o color; repartirlos por el suelo y caminar dentro de ellos, preferentemente con los pies descalzos; colocarlos sobre la cabeza y decir: «¿Dónde está la cabeza de (nombre del niño)...?», o bien «¿dónde está la cabeza de mamá?»; lograr que lo mantenga sobre su cabecita estando quieto o dando unos pasitos cantando:

«Adivina, adivinanza, ¿qué tengo sobre la cabeza?». También podéis colocarlo en ambos pies o brazos nombrándolos en una canción con las diferentes partes del cuerpo.

Anillas apilables
Fomentar su creatividad tan importante para seguir investigando.

Ayuda al bebé en su aprendizaje temprano

Es importante que la base del juguete sea estable y que no oscile.

El juego. Un juguete clásico que beneficia el conocimiento del esquema corporal cuando utilizamos tan solo una anilla. También el bebé disfrutará introduciendo las anillas lo que supone un gran paso en su desarrollo cognitivo.


Nuestro consejo práctico.

Coge la anilla más grande y guarda lo demás. Coloca a tu bebé la anilla en su cabecita y pregunta: ¿dónde está la cabeza? Cuando el bebé lleve su manita para coger la anilla puedes decir: Aquí….

Haz lo mismo con cada una de sus manos por separado. ¿Dónde está la mano? Y, ¿la otra mano? Igual con los pies. Así fomentarás el conocimiento del esquema corporal, es un juego que resulta divertido para el niño animándole a adquirir conocimientos con placer.

Papás juguetones, bebés felices.

Nos encontramos padres muy juguetones que disfrutan con los juguetes de sus pequeños como si fueran para ellos. Esto es fantástico ya que seguramente disfrutarán igualmente jugando con sus hijos.

Pero hay veces que estos padres están tan entusiasmados con los descubrimientos que hacen que se dedican a enseñar a su pequeño cómo funciona el juguete evitando la oportunidad de que lo descubra por sí mismo.

Imagina por un momento que estás en el cine viendo el último estreno de tu director favorito junto a tu mejor amigo y para que comprendas lo interesante que es la película, te va contando todo lo que sucede cinco minutos antes de que ocurra. Realmente perderías el interés por la película y tu amigo lograría que nunca más le pidieras que te acompañase al cine.

El niño de 18 a 24 meses es contradictorio en sus sentimientos, ya que se encuentra entre la etapa oral y anal no quiere compartir sus juguetes y no se debe forzar para ello.

Es importante que tenga su juguete favorito que solo pertenece a él y estar de acuerdo con eso. La generosidad se demuestra en la familia y el niño cada vez ira imitando lo que ve a su alrededor y no lo que se le dice, por esto es importante el ejemplo. Tiene una buena motricidad y equilibrio que se notara especialmente cuando está a punto de caerse.

Tablero de madera con 21 formas geométricas
Es un muy buen regalo ya que requiere que el niño esté activo y se implique

El juego. Los juguetes para colocar piezas en vertical fomentan la atención sostenida fundamental para el aprendizaje, la coordinación visomotora y con este juego en especial las diferentes formas.

Ofrece a tu bebé el juguete para que, en principio saque las piezas. Puedes ofrecerle un cuenco para que las vaya metiendo dentro. Mientras el bebé las saca, tú las vas colocando de nuevo. Al fin te imitará y él también las pondrá.


Nuestro consejo práctico.

Procura no dirigir el juego del niño. Es importante dejarle descubrir como quitar las piezas y como se colocan después. En un principio las colocará arbitrariamente y luego poco a poco clasificará por colores o formas.

Este juego fomenta la atención sostenida llamado El orgullo de mamá.

Jugar a los bolos bebés de 15 meses
Jugar a los bolos

Es un juego adecuado para jugar con niños de diferentes edades.

Para el desarrollo integral del niño pequeño tenemos que tener en cuenta también el movimiento de su cuerpo en relación al espacio y el cálculo de las distancias respecto a los objetos.

Un juego que implica todo esto es el de los bolos. Tu hijo necesita tener una madurez suficiente para comprender el juego: se tira la pelota para derribar los bolos; ha de colocarse para localizar el objetivo y luego lanzar la pelota hacia éste.

Todo esto requiere de una concentración para la que poco a poco tu bebé-niño se está preparando. Ofrécele una pelota grande y poco pesada y unos bolos que no tengan mucha estabilidad para que se caigan fácilmente.

Es un juego adecuado para niños de diferentes edades. El comportamiento de cada uno será distinto. Los más pequeños prefieren tener los bolos más alejados, ya que según su lógica quieren disfrutar el mayor tiempo posible; en cambio los mayores los colocan bien cerca para derribarlos pronto y así declararse ganadores.

¡Ayudarles a hacer la compra será de lo más divertido!

Incluye gran variedad de frutas y alimentos.

El niño en el segundo año de vida disfruta con el movimiento. El bebé puede llevarlo empujándolo cuando comienza sus primeros intentos para caminar.

El carrito de compra con sus simpáticos colores es fantástico para los niños más movidos y también para los que son más tranquilos ya que por su diseño está recomendado para fomentar la motricidad.

Incorpora doble funcionalidad para adaptarse a las necesidades de desarrollo del niño. Primero como un andador que por su diseño y peso no vuelca y le dará seguridad en sus primeros pasos para posteriormente usarlo como un práctico corre pasillos con multitud de funcionalidades.

Los niños pequeños necesitan moverse por sí solos para integrar los conceptos de distancia y dirección. La única forma que tienen para comprender la distancia es experimentando con ella. Por eso los pequeños que comienzan a moverse lo hacen incansablemente.

El niño al dar sus primeros pasitos, explora y tantea en un intento de lograr la conquista de la independencia. Con este juguete se fomenta la autonomía siempre que mamá o papá estén a su lado para darle la confianza, seguridad y reconocimiento necesarios. Así la autoestima del pequeño aumentará y ya nadie podrá pararlo en su recorrido. Es un ejercicio muy beneficioso para la coordinación de los movimientos y el conocimiento espacial.

Jugar ¡Vamos a la cama! con bebés de 15 meses
¡Vamos a la cama!

DORMIR SOÑANDO Llega la noche, el cielo cierra sus ojitos azules y la casa entorna sus puertas para ir a descansar. Y tú, hijo mío, reclina la cabeza en tu cunita para que el sueño te lleve en sus alas doradas al lugar donde te regalan besos, caricias y juegos felices. Tu ropita duerme en la silla, los juguetes también, el autobús y el parque sueñan contigo bajo las estrellas. Mañana serás feliz cuando salgan los primeros rayos de sol iluminando tu cabecita. Duerme mi niño, duerme (nombre del niño), duérmete ya. Durante la noche papá y mamá te cuidarán.

¿Cómo incorporar los límites en la rutina diaria de nuestros hijos?

Hacer atractiva la vida cotidiana de los más pequeños puede ser muy divertido para el entorno familiar. Los días pasan y las costumbres diarias se convierten en rutinas, si conseguimos que estas se transformen en un aprendizaje entretenido de una forma tierna y amena, los niños lo recordarán durante toda su vida.

Podemos inventar un cuento delicioso para cada ocasión. Presentar las diferentes actividades como algo “que vale la pena vivir”, convirtiendo al niño en el protagonista del cuento, de esta forma querrá repetirlo todos los días.

Los niños a estas edades tan tiernas, permanentemente repiten todo aquello que les ha resultado divertido. Seguramente ya habrás observado en tus hijos que cuando juegan o escuchan un cuento quieren repetirlo hasta el cansancio.

Es normal, ellos saben que es justamente ÉSTO lo que necesitan para su DESARROLLO INTEGRAL para avanzar en esta gran aventura que es la vida. Entre la rutina diaria se encuentra por ejemplo como conseguir que el pequeño quiera ir a la cama Disfrutar del momento “ir a la cama”

Aquí te ofrecemos una idea que en realidad la inventaron los peques y nosotros tan solo lo hemos puesto en “escena”. Lo primero hay que distinguir entre “ir a la cama” e “ir a dormir”. Nuestro objetivo es hacer atractivo el concepto de la “cama”.

Seguramente tu pequeño tiene su peluche preferido que siempre lleva consigo cuando llega la noche. Supongamos que es un osito. Entonces le decimos al niño: “vamos a preparar la camita, es que el osito tiene ganas de meterse en ella”. Os dirigís juntos hacia el dormitorio con el osito, durante el camino vais desvistiendo al osito y los acostáis juntos diciendo: “que gusto entre estas sábanas suaves”, haciendo sonidos y gestos que transmitan placer al tocarlas (recuerda que tu niño todavía es muy pequeño y entiende mucho más el lenguaje no verbal que el verbal).

Ahora imita la voz del osito y di:” aquí estoy muy a gusto y seguramente tendré sueños muy bonitos donde seguiré jugando”, entonces los dos le dais el besito de buenas noches. En este momento le dices a tu hijo con cara de placer: “nosotros ahora vamos al salón a disfrutar TÚ y YO JUNTITOS. A mí lo que más me gusta es estar contigo y compartir este momento, es lo que más feliz me hace”. En este instante de intimidad junto al pequeño podrías leer su cuento favorito o hacer su puzle predilecto que ya domina muy bien y no le suponga dificultad alguna, algún juego que ya sabes que tiene siempre éxito. Mientras tanto puedes poner una música relajante.

En un momento determinado empiezas a bostezar estirándote diciendo “me está entrando un sueñito tan agradable, ven vamos a ver el osito, sh-sh-sh despacito en silencio”. El osito ya se habrá dormido, te habrá preparado la cama mientras te esperaba y seguro que te encuentras muy a gusto en ella, que está cálida y placentera. Mientras estas contando toda la historia vas desvistiendo y acostando el niño y le das el besito de las buenas noches.

Después sigues con tus costumbres de siempre en cuanto a dejar alguna luz, la puerta entornada o alguna música muy suave y muy muy bajita. Los niños nunca quieren ir a dormir y a veces tampoco quieren salir de la cama, así que por la mañana empezamos con otro cuento: “ahora dejaremos descansar la camita durante el día para que se refresque y se estiren las sábanas, si quieres puedes ayudarme un poco y así a la noche te recibirá con sus alas doradas (aquí haces el gesto de abrir los brazos muy amplios y los vas cerrando alrededor del cuerpito del peque para acogerlo y finalmente fundiros en un gran abrazo).

Bueno ahora sí que estamos preparados para el día y nos damos el besito de los buenos días (es importante decir que ahora es de día, ya que ellos no saben todavía distinguir entre el día y la noche)”. Cómo puedes observar en ningún momento hablamos de “dormir” cuando vamos hacia el dormitorio para ver si el osito ya se ha dormido. Si es necesario ensaya varias veces hasta que te salga creíble los gestos, voces y especialmente transmitir QUE TU MAYOR FELICIDAD ES DISFRUTAR CON ÉL en estos momentos, a pesar de estar muerta de cansancio y lo único que piensas es meterte tú en la cama. Ser padres, además de cientos de cosas más nos enseña a ampliar la creatividad, aceptar la renuncia, elevar nuestros niveles de paciencia pero todos estos ingredientes día a día nos abren también el corazón hacía el verdadero amor.

El libro Todo Un Mundo Por Descubrir, bebés de 6 a 24 meses
Todo Un Mundo Por Descubrir

Mi bebé de seis hasta veinticuatro meses.
Sumérgete en el mundo por descubrir con tu bebé disfrutando de cada momento.
Más que 85 juegos divertidos
El libro Todo Un Mundo De Emociones, bebés de 0 hasta 36 meses
Todo Un Mundo De Emociones

Mi bebé recién nacido hasta treinta y seis meses.
Sumérgete en el mundo de emociones con tu bebé, disfrutando de cada momento.
Más que 95 juegos divertidos

¿Cuántas semanas tiene mi bebe?
Introducir la fecha de nacimiento de tu Bebé.

Tu bebé tiene - - semanas de vida