Juegos y juguetes para bebés desde seis meses hasta un año.

Recomendado por Elizabeth Fodor

Un niño con alta tolerancia a la frustración utiliza recursos emocionales propios para aceptar el hecho o evento interno o externo manteniendo una posición positiva y activa en relación con las circunstancias del entorno.

¡Mira qué sorpresa!

El otra bebé en el espejo quien es

Tal vez quiera besar y chupará al bebé que tiene frente a él en el espejo; déjale, pues le sirve para darse cuenta de que no está ahí realmente

Muéstrale su imagen en el espejo a unos 25 centímetros de distancia y espera unos segundos para que mire al bebé que se refleja. Él no se reconoce todavía, pero le encanta descubrir a otro bebé que le mira y le sonríe.

Entre 6 a 18 meses de edad descubre, percibe y reconoce su imagen corporal llegando a identificar que la persona que ve en el espejo es él y existe como individualidad.

Un espejo práctico, bonito y divertido

El juego. A partir de los seis meses colocar boca abajo al pequeño frente al espejo especial para bebés.

Al principio se sorprenderá, incluso en un momento dado podrá parecer que se queda serio, pero después de sorprenderse podrás observar como le gusta mirarse una y otra vez. Seguramente sonreirá y le dará vuelta el espejo para que aparezca y desaparezca su carita. Con este juego pasará un rato muy divertido y además será un primer intento de establecer una vida social.

Además se verá fomentada la atención y la fijación visual. Luego colócalo boca arriba y así puedes coger tú misma el espejo, muévelo suavemente mientras el bebé mira, sonríe y produce ruiditos moviendo sus manos y piernas; de esta manera estableceréis una profunda comunicación, necesaria en su futura vida social como también para el desarrollo del lenguaje.

Más adelante el propio bebé jugará a cucú tras con su propia imagen. Disfrutará mucho más si papá o mamá le acompañan en este juego.



Nace una mamá
¡ENSEÑAR A SER FELIZ!



MIMOS EN FAMILIA ¿Qué te gustaría?
Por un momento imagina que el bebé eres tú. Seguramente quisieras…. disfrutar, … ser feliz, … sonreír, … sentirte arropado, … ser acariciado con ternura, …sentirte amado…

Tu bebé también desea vivir experiencias emotivas.

Colocaros la familia como en la imagen. Comienza hablando al pequeño diciendo suavemente lo feliz que te sientes de tenerlo junto a ti, acarícialo en silencio, al bebé le llegará tu mensaje sin necesidad de decir nada más.

Podéis repetir el masaje las veces que tengáis posibilidad para ello. No lleva contraindicaciones y tampoco tiene efectos secundarios. Se puede practicar hasta que el niño lo demande, hay niños que hasta los dos años lo siguen pidiendo.

Es importante buscar un momento en el que el niño esté receptivo y la persona que va a practicar el masaje esté relajada, sin prisas y tenga buena disposición para llevarlo a cabo. En el caso que haya hermanitos se pueden incluir en el juego.

Entonces papá masajeará a mamá, mamá al hermano mayor y este al pequeño. Siempre es bueno involucrar a la familia en este tipo de actividades que refuerzan los vínculos afectivos colmando de amor y compartiendo sensaciones placenteras.

Le encanta agitarlo para que suene

Ayuda al bebé en su aprendizaje temprano

Un bonito libro que viene con una vaca de tela que podrás leer con tu bebé alrededor de los seis meses. Tu pequeño lo cogerá, tocará, meterá en la boca y experimentará con la suave textura de la tela de la que está fabricado.

El juego. Realiza el sonido de cada uno de los animales señalándolos con tu dedo para que el bebé lo vea y escuche. Poco a poco podrás disfrutar viendo cómo va reconociendo las imágenes e intentando imitar los sonidos de los animales.

El bebé alrededor de los 11 meses podrá meter y sacar de su casita a la vaquita que viene con el libro. Además pronto comenzará a señalar con su dedito cada uno de los animales.


Nuestro consejo práctico.

Acompañar con sonidos y comentarios divertidos sobre las imágenes de los cuentos fomenta las ganas de continuar leyendo cuentos junto a mamá o papá ya que resulta placentero para el pequeño. Así despertarás el sentido del humor, fomentarás la alegría y provocarás las risas que tan beneficiosas son para la salud mental y física de toda la familia.

El parque de atracciones de papá

El bebé disfruta
                             con el parque de atracciones de papa
Podrás comprobar que hay juegos que a los niños les divierten especialmente.

Usar el cuerpo de papá o mamá como columpio, apoyo o cobijo les entusiasma, pues no hay nada en este mundo más agradable que esto.

Es un ejercicio muy completo al ser tan entretenido; no será extraño que terminéis todos riendo a carcajadas.

Túmbate boca arriba sobre la cama o el suelo y encoge las piernas formando un ángulo de 90º con respecto de tu cuerpo. Sobre tus dos tibias, recuesta al niño boca abajo mirando hacia tu cara. Mueve las piernas acercándolas y alejándolas de tu cara.

Luego recoge al bebé con tus manos y siéntalo sobre tus rodillas. Sin soltarlo, súbelo y suavemente haz que hagas cuclillas sobre tu tripa. Luego lo sientas apoyando su espalda en tus piernas y te balanceas subiendo y bajando tu cuerpo como si fuera una hamaca.

Preparados, listos, ¡ya!

El Palo de lluvia:

* Sonido fascinante de la caída de la lluvia
* Forma de prisma para los efectos visuales especiales
* Sonido muy relajante para los bebés

Cuando muevas el palo de lluvia podrás ver y oír caer las múltiples divertidas y coloridas gotas.

En el momento del nacimiento, el sentido de la vista es el que menos desarrollado se encuentra; no obstante, este sentido será el más importante a la hora de adquirir información del medio exterior.

El bebé comenzará a mover sus ojos para localizar un sonido y experimentará placer y asombro al descubrir por azar los movimientos de los objetos, a los cuales seguirá muy atentamente con sus ojitos.

Para adquirir una óptima visión, por la que el niño va a recibir el 80 por ciento de la información, hay que tener las vías de entrada en buenas condiciones para poder procesar la información y hacerla salir por las vías de salida.

Durante todo el primer año se pueden realizar juegos visuales para mejorar los movimientos oculares.

Por lo que bienvenidos serán todos aquellos juegos que fomenten el perfeccionamiento visual. Para jugar a esto sirve cualquier juguete que tenga algo relativamente pequeño que, a la vez que produce ruido, se desplace lentamente para que tu pequeño pueda seguirlo.

tu bebé por el Safari en el desiertoe
Qué buen rollo, mama

¿A qué te has planteado mil veces por qué a tu pequeño investigador le gusta tanto abrir los armarios?

La respuesta es sencilla: porque siempre encuentra algo interesante, como los rollos de papel higiénico.

Ofrécele un rollo de papel de cocina y varios de papel higiénico:
Verás qué pronto organiza un juego divertido. Con ellos puede hacer torres y luego empujarlas, descubrir que el papel se puede rasgar fácilmente, arrugar y que incluso puede gatear detrás del rollo, que rueda cada vez que tira del papel.

Puedes esconderte detrás de un trozo de papel y jugar a cucú tras, o fabricar una pelota de papel para jugar con él.

¡OJO! No le dejes solo jugando con los papeles.

El bebé descubre el mundo.

La torre en espiral divierte a tu bebé por horas mientras que las bolas descienden por los toboganes.

El bebé continúa creciendo y a partir de los ocho meses es fantástico comenzar a jugar con el tobogán para fomentar la concentración y los movimientos oculares.

Pelotas acrílicas de plástico antialérgico con sonidos y colores divertidos. Juguete estimulante seguro con canicas de gran tamaño. Es una excelente forma de promover el juego repetitivo, desarrollar habilidades motoras, inteligencia y la creatividad.

Déjale que coja las piezas y descubra los diferentes tamaños, los bonitos colores y pueda explorar encontrando el agujerito para meter su dedito y calibrar el peso de cada una de las piezas. Fomenta la coordinación visomotora, la utilización de los músculos de los movimientos oculares, la cognición y creatividad.



tu bebé por el Safari en el desiertoe
Safari en el desierto

¿No puedes salir al parque con tu pequeño?

Móntate un arenero en casa y ¡a disfrutar!

Necesitas dos paquetes de pan rallado, una caja de zapatos grande y unos pequeños animalitos de plástico. Dentro de la caja deposita el pan rallado e introduce los animalitos de forma que se vea apenas la cabeza de uno o una patita de otro.

Anima a tu hijo a que introduzca los deditos en busca de los animales. De esta forma le resultará más atractivo meter la mano en el pan. Al principio, con tus manos revolviendo en el pan, haz como que buscas algo escondido. ¡Qué sorpresa!, encontraste un animalito que asoma despacito entre las dunas que se forman.

Haz los sonidos de los animales y dile el nombre de cada uno de ellos. Coge un puñado de pan, hazlo caer desde lo alto y coloca la otra mano debajo. Incluso échale un poquito sobre los deditos de los pies a tu hijo y verás cómo se sorprenderá.

Para que la hora de recoger sea menos pesada, coloca una sábana en el suelo y todos los materiales sobre ella; otra idea es realizarlo en la bañera.

El libro Todo Un Mundo Por Descubrir, bebés de 6 a 24 meses
Todo Un Mundo Por Descubrir

Mi bebé de seis hasta veinticuatro meses.
Sumérgete en el mundo por descubrir con tu bebé disfrutando de cada momento.
Más que 85 juegos divertidos
El libro Todo Un Mundo De Emociones, bebés de 0 hasta 36 meses
Todo Un Mundo De Emociones

Mi bebé recién nacido hasta treinta y seis meses.
Sumérgete en el mundo de emociones con tu bebé, disfrutando de cada momento.
Más que 95 juegos divertidos

¿Cuántas semanas tiene mi bebe?
Introducir la fecha de nacimiento de tu Bebé.

Tu bebé tiene - - semanas de vida